MITOS DEL EJERCICIO. 2DA PARTE

Existen muchos mitos sobre el ejercicio y sus prácticas, que engañan a la gente por desinformación. Aquí la continuación de algunos mitos  sobre el ejercicio:

Si haces ejercicio y sudas mucho o de inmediato, no estás en forma

Falso. En ocasiones cuanto más en forma se encuentra una persona, empezará a sudar más rápidamente. Pero antes de explicarlo, hay que aclarar que el sudor es un mecanismo que ayuda a regular la temperatura corporal.

Cuando nos ejercitamos, los músculos comienzan a demandar más sangre y el corazón bombea más sangre a los músculos que lo requieren. Esto provoca a su vez que elevemos la temperatura corporal y así las glándulas sudoríparas aumentan la secreción de sudor.

También cada persona suda de forma diferente. Depende de su metabolismo, de sus glándulas sudoríparas, del estado de hidratación que presente, del clima y de la hora en que se realice el ejercicio.

Beber agua durante el ejercicio, es malo

FALSO

Nada más alejado de la verdad. El sudor provoca que el cuerpo sufra una deshidratación de mayor o menor grado, que se refleja al sentir sed, siendo una señal que el cerebro envía para decir que necesita reponer el agua perdida por la transpiración.

El evitar hidratarse al sentir sed, puede causar alteraciones que reflejan cansancio físico causado por la deshidratación, no por el ejercicio en sí mismo. Por lo tanto, en cualquier etapa de tu sesión de entrenamiento en la que sientas sed, ingiere pequeñas cantidades de agua que te mantengan hidratado.

No es necesario un calentamiento antes de comenzar el ejercicio, te calientas sobre la marcha

FALSO

El calentamiento es de las partes más importantes del ejercicio, sin importar cual sea el ejercicio a realizarse. El calentamiento prepara al cuerpo para el ejercicio y ayuda a prevenir lesiones musculares.

Sin calentamiento, sales de una etapa de reposo a una actividad moderada-intensa. Los tirones o calambres musculares y las torceduras, son los resultados más comunes de la falta del calentamiento.

Nadar hace que a la mujer se le ensanche la espalda

Falso. Únicamente las atletas que entrenan para competencia, tienen la musculatura de la espalda más desarrollada y esto es debido a los intensos entrenamientos que llegan a realizar que va de nadar varios kilómetros y también sesión de pesas. Nadar una hora diaria o tres veces a la semana, le hará bien a tu salud y no dañará tu figura, sino todo lo contrario.

FALSO

Hacer ejercicios con pesas, es solo para jóvenes

FALSO

Mentira. El entrenar con pesas es más importante a medida que una persona es mayor porque se va perdiendo musculatura y es necesario mantenerla al igual que el fortalecimiento de los músculos.

Cualquier persona de cualquier edad que no padezca alguna enfermedad que le impida levantar peso, puede hacer entrenamiento con pesas siempre que tenga un programa adecuado para su edad, sexo, condición física y fuerza.

El ejercicio solo es para los jóvenes, los adultos mayores no tienen que preocuparse

FALSO

Está demostrado que la actividad física regular mejora el estado funcional y la calidad de vida de los adultos mayores. El ejercicio regular puede ser beneficioso para enfermedades no transmisibles frecuentes en los adultos mayores como enfermedades cardiovasculares, artrosis, osteoporosis, hipertensión, así también como para prevenir las caídas. También se ha demostrado que mejora su salud mental y la función cognitiva.

¿Qué te ha parecido? ¿Tenías alguna de estas creencias? Comparte la información para evitar la desinformación sobre este tema.

 

También te puede interesar el tema “Mitos del ejercicio (1ra parte)” disponible en https://aprendeconreyhan.org/mitos-del-ejercicio-1ra-parte/

 

_______________________________________

_______________________________________

Bibliografía:

Leave a reply